lunes, 17 de junio de 2013

Psycho-Pass

En una ciudad futurista en la que los androides, la realidad virtual y la tecnología son el pan de cada día existe un sistema que controla a todas horas el estado mental de las personas.

Ya nadie se pregunta qué debería estudiar, en qué debería trabajar o qué debería comer, un sistema lo controla todo y ofrece lo más recomendable basado en una serie de datos y de escaneos de cada persona.

En el centro de todo el sistema de control se encuentra el sistema Sybil, que se encarga de escanear el estado mental y la personalidad de las personas, traduciéndolo en un Coeficiente de Criminalidad, que mide las probabilidades de que una persona cometa un crimen.

Por ello se hacen tratamientos cuando el coeficiente aumenta... Pero el sistema no alcanza todas las zonas de la ciudad ni todos aceptan el tratamiento, ya que basta con estresarse y el coeficiente comienza a subir.

Por ello existe la policía, para atrapar a los que se niegan a recibir tratamiento y a dar caza a los que se resisten o comenten un crimen.



La historia comienza con Tsunemori Akane, una nueva recluta de la Oficina de Seguridad Pública, quien acude a su primer caso.

Su superior, el inspector Ginoza, en seguida le explica el funcionamiento de la unidad.

Ellos son los inspectores, los que tienen la autoridad, toman las decisiones y permiten el uso de las Dominator, unas armas con forma de pistola que detectan el Coeficiente de Criminalidad del objetivo y ajustan su nivel de letalidad en consecuencia.

Y por debajo de ellos se encuentran los ejecutores, personas cuyo Coeficiente de Criminalidad alcanzó un valor muy alto e irreversible (siempre están por encima del 100%) que fueron encerradas como criminales latentes para prevenir que cometieran algún crimen y recapacitadas para ser los perros de caza de los inspectores. Pero pese a todo no vuelven a formar parte de la sociedad ya que no pueden salir de la Oficina sin que los acompañe un inspector.

Pronto la personalidad de Akane y su forma de enfrentarse a las situaciones choca con las de Kougami Shinya, uno de los ejecutores y quien intenta mostrarle que el mundo no es tan bueno como lo pintan.

¿Es correcto el sistema que clasifica a las personas en buenos y malos basandose en datos?

¿Quién es la misteriosa persona que orquesta un sin fin de crimenes desde las sombras?

¿Qué se esconde tras el sistema Sybil?

Un anime que me mantuvo enganchada durante los meses que estuvo en emisión, desde el primer capítulo hasta el último.

Tiene escenas bastante gores pero que, si como a mí, no os va mucho ese género se pueden pasar por alto por tal de ver un anime con un argumento tan bueno.

Presenta numerosos puntos de vista sobre un mundo en apariencia utópico y las luchas de cada uno de los personajes por únmicamente sobrevivir o por entender, amntener o cambiar el sistema.

Llegados a cierto punto es dificil decir cuál de ellos está en lo cierto o cuál es la forma correcta de actuar.

En resumen, un anime con un argumento interesante y bien planteado de principio a fin en el que los personajes maduran y cambian conforme van descubriendo el funcionamiento del mundo y toman decisiones que condicionarán su futuro.

Y un último comentario... Pensando en ejemplos de acciones cotidianas que hicieran que el Coeficiente de Criminal fuera muy pequeño acabé relacionándolas todas con crímenes... Si el sistema Sybil realmente existiera estoy segura de que yo sería considerada un criminal latente, ¿o el simplemente pensarlos y no tener el impulso de cometerlos no aumenta el coeficiente? Lo cierto es que a mí me pareció que daban a entender que sí que lo aumentaba...

Entradas relacionadas:

Psycho-Pass - Ficha

Y ahora las fotos: